¡Ayúdales a más vidas ser transformadas – como la de Ling – a través de la Palabra de Dios!

Ling compartió su historia…

“Yo había estado guardando resentimiento hacia Dios por muchos años. Desde que fui abusada sexualmente, me había quejado con Él, preguntándole ¿por qué Él no me había protegido? o ¿por qué yo había nacido en una familia tan pobre? Odiaba a toda la gente, incluyéndome a mí misma y a Dios.”

Pero un pastor local animó a Ling a leer la Palabra de Dios y a confiar en que Dios la amaba, así que ella eventualmente comenzó a leer la Biblia China Contemporánea.

“Mientras más leía la Biblia,” comparte Ling, “comencé a sentir el amor de Dios a través de su Palabra. Comencé a aprender a perdonar. Y aunque no entendía muchas cosas, confié en mi Padre celestial.”

¡Ese es el poder redentor de la Palabra de Dios! Y muchas más personas en China, como Ling, necesitan recibir esa Palabra de vida en su idioma, el idioma que ellos pueden entender, mientras aún nos queda tiempo para actuar.

Así que, muchas gracias por dar generosamente para transformar más vidas – ¡estás haciendo un impacto eterno posible a través de la Palabra de Dios!

-